Mercado libro Estados Unidos. El papel sigue creciendo y supone el 75 por ciento de las ventas

Entre los nuevos soportes, según los datos facilitados por la Association of American Publishers que recoge información de 1375 editores, el papel sigue creciendo y ocupando claramente el primer lugar como soporte.

2016 % sobre total 2017 % sobre total 2018 % sobre total
Papel 5715,3 76,60 5774,9 76,39 5882,2 75,50
Audio book 264,8 3,55 342,2 4,53 469,3 6,02
eBook 1157,7 15,52 1054,2 13,94 1016,2 13,04
Otros 323,1 4,33 388,5 5,14 422,8 5,43
7460,9 7559,8 7790,5

El segundo lugar, en cifras absolutas, lo sigue ocupando todavía el ebook. El audiolibro y otros soportes no alcanzan siquiera a la cifra del ebook que es la quinta parte de la del papel.

Y en Estados Unidos, el peso de la facturación en papel sigue creciendo

La Association of American Publishers ha vuelto a hacer públicos sus datos de facturación en los que se constata que el sector que más sigue creciendo en cifras absolutas es el del papel.

La facturación, en el comparativo enero-octubre de los años 2017-2018 aumenta en 214 millones. De ese aumento, más del 50%, 124, 2 millones se produce en el soporte papel.

Al mismo tiempo, es también el soporte que más aumenta su peso porcentual en la facturación, alcanzando el 74,82%. Dicho porcentaje supone un aumento en relación a 2016 del 4,14%. Sólo el audiolibro crece, pero en menor medida, el 3% y parece que su crecimiento es a costa del ebook y de otros soportes y no del papel.

Los datos parecen seguir afirmando una tendencia persistente.

Estados Unidos y la persistencia de los datos. El soporte papel es el que más crece. ¿Se oye?

Los datos  , los números enteros, los porcentajes, las fuentes, las comparaciones…

El error está en entender el dato como un fin en sí mismo y no como un elemento que contribuye a generar un conocimiento que previamente no existía o no estaba explicitado. (Álvaro Fierro, Andoni Garaizar, Andoni Lastra & Aitzol Batiz en Revista Texturas 32; Trama editorial, pag. 44)

En el mundo del libro cada vez se parecen más a prospectivas electorales. ¿Quién gana, quién pierde? ¿Qué presento? ¿El crecimiento porcentual?, ¿los datos absolutos? ¿con quién comparo? Si este soporte crece… ¿quién baja? ¿qué mido? ¿quién me da los datos?…

Ahora parece que sólo existe el crecimiento del audiolibro. Hace unos años, pocos parecía que reinaba el eBook… A rey muerto, rey puesto, pero… siempre, por ahora, en los márgenes de algún sistema. Porque lo de Amazon es otra historia que se presenta en modo monarquía absolutista. Mientras tanto… el papel parece seguir limpiando la honra.

  • De los 140 millones de crecimiento, 109,7, el 78% es en papel.
  • El papel es el soporte que más crece.
  • Si el papel crece, el audiolibro canibaliza al ebook y su peso conjunto es menor en 2018 que en 2017.

Los datos de la AAP resumidos, en evolución del primer cuatrimestre comparado entre 2017 y 2018 vienen a decir esto en números y en porcentajes de presencia en mercado por soportes.

En cualquier caso la pérdida de centralidad de la lectura leída, mirada, palpada, susurrada, ¿escuchada?… sigue su camino hacia los márgenes del negocio del entretenimiento.

 

 

Ventas de libros en EE.UU. Primer trimestre 2018

La tendencia de ventas en lo referente a soportes en Estados Unidos no parece hasta la fecha ofrecer cambios sustanciales en lo referente al peso de los mismos. Habrá que ver cómo evoluciona en los próximos trimestres.

2016 2017 1º T 2018
ebook 16,32 15,40 17,03
Papel 70,68 69,71 71,79
Audiolibro 3,58 4,51 6,23
Otros 9,43 10,38 6,96

 

El peso del papel es el que más aumenta de 2017 al primer Trimestre de 2018.

 

El papel…¡pero sigo siendo el rey! en Estados Unidos por lo menos…

Ya sé, ya sé… que lo importante es leer…. ¿cualquier cosa?

Que no importa en qué soporte se lea… ¿seguro?

Que vivimos en la sociedad del porcentaje ¡eso sí!

Vistos estos datos de año completo quizás lo único que se puede afirmar con claridad es que según los mismos el papel sigue siendo el rey.

El titular probablemente más fiel sería: según  los datos de la Asociación de Editores Americanos, el papel sigue suponiendo el 75% del mercado del libro en Estados Unidos.

2016 % sobre total 2017 % sobre total
Papel 5715,3 76,60 5774,9 76,41
Audio book 264,8 3,55 343,4 4,54
eBook 1157,7 15,52 1103 14,59
Otros 323,1 4,33 336,6 4,45
7460,9 7557,9

 

Cultura, formatos y soportes. Evolución en espiral

espiral_ascendenteEn el ámbito de la cultura, en sus usos y consumos nos movemos cada vez más en situaciones híbridas y en un proceso evolutivo más dialéctico que lineal, más sistémico que funcional.

Es claro, que el consumidor cultural es ‘poliformato’. Normalmente lectores, cinéfilos, teatreros, musiqueros y demás tienden a ser partes de un mismo conjunto, el uso y consumo cultural personal, con acentos distintos. Es raro el monocultivo cultural.

Así que un mismo usuario se mueve y accede a experiencias distintas por los formatos, por los soportes y lógicamente, por las situaciones y posibilidades.

Sí parece existir una tendencia no lineal donde algunos comportamientos y unido a ello algunos soportes vuelven sin haberse ido nunca del todo. El libro en papel y el aparentemente desaparecido vinilo son dos claros ejemplo de ello.

Sobre el vinilo, el ya desaparecido hace más de una década Kike Turmix ya me decía que iba a volver a recobrar su fuerza, lógicamente en un nuevo contexto y en función del mismo también con un nuevo valor simbólico. Y algo de eso parece estar ocurriendo.

Que en ese juego de hibridaciones y de movimientos no todo es lo mismo, nos lo deja también bastante claro la millennial Lorena Fernández, directora de identidad digital en la Universidad de Deusto, en el artículo que ha escrito para el número 31 de Texturas, ¿Almacenas o coleccionas? donde dice:

se habla de que la juventud actual no está interesada en los soportes físicos. Y en parte, puede que sea cierto, pero creo que esa afirmación se cumple porque lleva un adjetivo clave: “actual”. Esa juventud aún está trazando su identidad. Cuando vaya avanzando por su proyecto humano estoy casi convencida de que también “sufrirá” el gusanillo que te empuja a atesorar aquellas obras que, sin darte cuenta, forman parte de tu narración vital.

Y, un poco más adelante…

Yo, cada vez almaceno más en digital y, de forma paralela, reservo el exclusivo y limitado espacio analógico de mi hogar y de mis recuerdos a las obras que se lo han ganado.

Aquello que, finalmente pase a ser un hito en nuestra ‘narración vital’ quizás se merece, en algunos casos, un espacio diferencial que permita una mirada singular y resalte su valor simbólico.

En el

http://www.elconfidencial.com/cultura/2017-01-18/vinilo-resurge-informe_1317733/

Bibliotecas de película

El Mundo publicaba ayer una noticia con un titular sugerente:

Ningún libro entre los 50 artículos más prestados en las bibliotecas municipales de Madrid

Los datos parecen referirse a lo que va del año 2016. Parece que entre los bestseller del préstamo el asunto va o de película o de cotilleo. Al libro ni se le espera.

Si damos un vistazo a los dos años anteriores de los que podemos conocer la memoria de gestión (memoria 2014 y memoria 2015), es probable que no nos extrañemos tanto.

Si vemos el fondo existente y los préstamos, obviando en esta ocasión las revistas, los datos de los dos últimos años completos 2014 y 2015 son los siguientes:

Estadisticas_Bibliotecas_Madrid

 

Resaltaré sólo un par de temas:

  • La disminución de todos los ratios de préstamo sea cual sea el soporte y el tipo de contenido del 2014 al 2015. Dudo, pero vaya usted a saber, que en el caso de los libros lo compense el préstamo digital.
  • El ratio de los DVDs casi cuadruplica al del libro.

Ello me plantea, no por primera vez, un par de interrogantes sin entrar en políticas de calidad de contenidos, función de la biblioteca y demás temas que son claves en el fondo:

  • ¿Qué ocurrirá en el momento en que en el préstamo digital se incluya el audiovisual? Es evidente que hay una demanda, probablemente mayor que la del libro.
  • ¿Por qué con estos datos que supongo no diferirán sustancialmente de los de otros sistemas bibliotecarios parece que los únicos que tienen algo que decir en relación al mundo bibliotecario son las gentes de la industria del libro?

Ahí lo dejo, pero creo que el tema tiene cierta miga.

 

 

múltiplos, la librería para los libros de artista

multiplosEl blog de l’Escola de Llibreria sigue semana a semana ofreciendo contenidos de interés y descubriendo nuevas realidades libreras.

En esta ocasión nos acerca a múltiplos a la que podríamos denominar como ‘la librería de los libros únicos’ o de serie numerada ya que se dedica a los libros de artista, donde el libro se convierte en clara mediación de la obra siendo en muchas ocasiones autoeditado y sin claros canales de distribución.

Seguir leyendo “múltiplos, la librería para los libros de artista”

La clave no está en los soportes

Leo las cifras de altas del ISBN en marzo y me quedo ‘ojiplático’.

Supongo que los datos de la noticia son fruto de una ‘nota de prensa’ enviada por el ISBN, es decir, por los editores o por la Federación de Gremios de Editores que es ahora quien corta el pastel del ISBN.

El titular hace incidencia en el aparente peso que va cogiendo el ebook. Así se lee: uno de cada cutaro ISBN en marzo era ebook.

Al leer la nota completa vemos que todavía los viejos paradigmas siguen presentes. Así se dice en la misma: a lo largo de 2010 editaron más de 220 millones de libros. El titular piensa en digital, pero el texto, sigue pensando en papel. Dicho de otro modo. ¿cuándo nos darán los editores datos reales de descargas de pago de esos títulos que dicen editar en ebook? Se supone, además, que los tendrán porque sí parecen saber cuánto se piratea.

Este año en los blogs que sigo se sigue hablando casi más de cacharrería que de contenidos. Parece que sigue habiendo más  gente interesada en la industria de los soportes que en la de los contenidos, cuando la situación sigue, en algunos casos sin estar clara , aunque ya se hayan levantado mitos sobre lo digital, y tiempo que tardará en estar.

En Estados Unidos parece que ya se leen más ebooks que libros tradicionales lo que nadie analiza todavía con esmero es qué se lee en cada soporte o en qué manera el mismo incide en los contenidos.

Cuando todavía el debate o el ping-pong sobre los soportes sigue estando en candelero parece que surgen nuevos modelos: los ‘libros enriquecidos, como si la riqueza, per se, la diera la mayor interactividad o la mayor presencia de elementos de vídeo, audio o la posibilidad de interacción’.

Parece lógico que la penetración del nuevo soporte sea mayor entre la población más joven y, también, como consecuencia habitual aunque no justificada en todos los casos, se intente usar sin pagar.

La falsa dualidad de los soportes sigue posibilitando no ver y no abordar la más seria reflexión sobre los contenidos.

Creo que en todo este marmagnum que muchos quieren plantear sólo desde la lógica de ‘antiguos o modernos’, de ‘papel o digital’ no conviene dejar de lado movimientos sectoriales y económicos más de fondo en la línea, por ejemplo, de lo que señala Martine Prosper en La cara oculta de la edición:

Lo que sí hay que reconocer es que, en las últimas décadas, la espectacular escalada de la lógica financiera, de la lógica industrial en la distribución y de la lógica de la comercialización a gran escala han favorecido la toma de poder por parte de esos ‘hombrecillos de gris’ (según la célebre fórmula de Bernard Fixot). Un antiguo director comercial de Seuil da testimonio de esta evolución: “Antes, los que tenían el poder eran los directores literarios, después fueron los directores comerciales y hoy son los directores financieros”.

Este desplazamiento del centro de poder del editor al director financiero es un hecho comprobado hoy en los grupos editoriales: los servicios de control de gestión no han dejado de crecer y de prosperar, formando una urdimbre bien tupida… (pag. 60)

Bien este fenómeno probablemente aporte cierta luz también sobre el porqué en España va tan lento el despegue del libro electrónico que en otros países. No es valadí quién ejerce el control sobre las grandes decisiones del sector, quién pretende montar plataformas propietarias o quién marca el ritmo de los acuerdos sectoriales que no son tales.

Lo que sí parece claro es que más allá de las dudas sobre los soportes la clave no está en ellos, sino en los modelos. Vuel a la nota inicial de número de ISBN que siguen creciendo año a año como si la crisis no fuera con este sector, como si sobrepasado, pero pagando ahora, el boom inmobiliario que nos deja un reguero de pisos vacíos y por lo tanto sin sentido, pasáramos al boom editorial que nos va dejando año a año, mayor número de devoluciones, es decir, de libros vacíos, mayor número de isbns digitales que no sabemos si alguien leerá alguna vez, mayor número por lo tanto de continentes sin contenido en la medida en que aceptemos el papel de mediación de con tenido entre un ator o autores y un lector o lectores.

Vuelvo a Martine Prosper:

Como en el resto de la actividad económica, casi desearía uno que la crisis fuera la ocasión para hacer tabla rasa, para frenar esa huida hacia adelante que es la sobreproducción y para restablecer equilibrios duraderos que permitan devolver su valor a los contenidos, redescubrir el sentido de un oficio constreñido por las exigencias financieras y volver a pone el factor humano en el centro de todo el proceso. (pag. 11)

Quizás, en este país de zambianos, sea con todo el mejor momento para montar una editorial. No necesariamente para que haya más titulos, sino para que los mismos o menos estén más repartidos, más pegados a las personas que llevan el proyecto editorial y más alejado de las corporaciones del libro que también existen y mandan mucho en función y a favor de sus lógicas financieras e industriales.

Libro electrónico y lenguajes universales

La presentación del nuevo modelo de Kindle ha vuelto a llenar las páginas de los periódico del ‘boom’ del libro electrónico. Parece que de la versión primera se han vendido aproximadamente medio millón de unidades. Si estas son las cifras oficiales, parece razonable pensar, al igual que pasa con el conteo de manifestantes según quién dé la cifra, que ésta sea algo inferior.

Seguimos todavía en el tiempo y el momento del ‘prototipado’ y no es de extrañar que algunos editores se muevan con cautela.

Me sigue llamando poderosamente la atención la poca reflexión que aparece sobre cuáles deben ser los estándares hacia los que se debe avanzar para que realmente no vivamos prisioneros del soportes y sea éste, es decir su propietario, quien se convierta en el nuevo censor del contenido.

No olvidemos que el proceso es tendente a la concentración. es decir: puede acabar ocurriendo que aunque potencialmente la posibilidad de acceso sea mayor, realmente sea menor, bien por la negativa de los propios creadores a ceder sus contenidos a soportes propietarios y cerrados, bien por la negativa de las plataformas a distribuirlos.

Al mismo tiempo se sigue sin avanzar sobre las nuevas posibilidades que estos soportes pueden presentar para nuevos modelos de contenidos.

Quizás, como todavía estamos en la prepubertad del los nuevos soportes no hay auténticos amantes de los mismos. No parece, por lo tanto, que todavía la desaparición esté cerca.

El problema sigue estando donde siempre: en las brechas palpables y físicas, en las diferencias reales de acceso a lo básico. La discusión sobre los soportes sigue siendo, en el fondo, una discusión de nuevos ricos lejana de la realidad palpable y cotidiana.

Todavía el nuevo soporte tendrá que encontrar su acomodo.

El BOE deja el papel

Una buena y razonable noticia, más cuando el consumo de papel en los países desarrollados aumenta sin cesar. Cada vez más gasto de soporte. Aumenta el gasto e papel, aumentan los números de discos duros para guardar la información, aumenta la distancia entre ricos y pobres probablemente porque los ricos tambien guardan más.

Disminuye, quizás, la racionalidad en todos estos procesos de aumento hacia la nada.

Lectura, pintura y mujeres

Las mujeres que leen son peligrosas “. El libro de Stefan Bollmann lo había ya comprado y regalado un par
de veces, probablemente por alguno de los motivos que señala “el fisgón “, además de querer y apreciar mucho a las dos personas a quienes se lo regalé.

Empecé a leerlo y a verlo ayer. Un disfrute, un deleite y un peligro.

Les recomiendo, leerlo, verlo acompañado con guiños a este blog: el de Lali  que es, quizás, uno de los mejores complementos visuales. Ejemplo claro de cómo los soportes, los canales y los lenguajes (escrito y visual) pueden llegar a una mayor riqueza en la complementariedad)

Soportes y sinergias

 

Ya escribimos y recogimos por aquí cómo en Japón el envío de una novela por móvil parecía haber aumentado las ventas.

Parece que en China ocurre algo parecido.

Uno ya no sabe si tendrá que ver con lo cultural, con lo étnico o con lo visual.

Sí está claro, en cualquier caso, que estas afirmaciones no parecen generalizables en la medida que el fenómeno se da en relación a determinados ámbitos  poblacionales y determinados géneros literarios, pero aún con todo eso supone una tendencia que probablemente guarde también relación  con el aumento de lectura en pantalla.

Está claro que esta afirmación que hicimos en su momento se debe matizar, aunque mantenemos lo de los oculistas.

La lucha de los soportes

No hablamos del libro de papel y del libro electrónico. Nos referimos al vinilo y al CD. Según aparece en El Mundo, el vinilio proporciona una mayor calidad de grabación y de audición y, además, con el tiempo las diferencias se agudizan, se hacen más notables.

Recuerdo vagamente haber leído o escuchado en algún momento que las mejoas no eran perceptibles para el oído humano, pero como en todas las cosas de la vida no hay dos humanos iguales, ni oídos.

Don Jacobo Siruela apuesta dentro de su proyecto editorial por el mantenimiento del soporte “tradicional” (papel) con calidad y con futuro.

Siempre se ha dicho que las evoluciones no son lineales, sino que parecen avanzar más en espiral, casi como los surcos del vinilo.

Mientras escribo, tengo de fondo, a estas horas de la mañana una entrevista deliciosa de Juan Cruz a Rosa Montero.

Juan pasado mañana presentará su nueva obra en el Círculo. No podré estar. Andaré por tierras de Galicia.