Algunas notas del primer día del Encuentro sobre Edición. Sesión de miércoles a la tarde-2

20070714093441-marcas-2.gif

Viene de aquí.

Interesante también escuchar al jede de compras de libros de El Corte Inglés , Juan José Ginés que, entre otras cosas señaló las siguinetes:

– Exceso de producción editorial.

– Coste de las devoluciones: necesidad de reducir índices.

– Todos los libros deben venderse en las librerías (añado: que no es lo mismo que venderse por las librerías).

– Respeto al libro y respeto al canal.

– Aumentar el “valor percibido” del libro.

– Librería: lugar de materialización de la experiencia de compra.

– El “boca a boca” se inicia en el librero. (Añado: no es eso lo que exáctamente dicen los hábitos de lectura).

– El precio fijo da salud al sistema del libro.

Le siguió en el turno Paco Goyanes de Cálamo que rompió siguiendo casi el ritmo de su “Pasoboble Soy librero” publicado recientemente en el número dos deTrama y Texturas .

– Habló, desde sus 160 metros cuadrados, en nombre de la mayor fuerza de venta librera de este país: las librerías independientes y siguió en parte de su discurso algunas de las líneas que ya planteó en Guadalajara.

– Más que especialización en temas, especialización en atender a un determinado tipo de cliente.

– No sólo existe la rentabilidad económica. También existe la afectiva y la social. (Añado: he recibido recientemente un correo de un buen amigo, creo que JPQ también lo ha recibido, y probablemente su abandono librero sea debido a esa pérdida de rentabilidad afectiva y social)

– No me gusta el término de librero tradicional en la medida que para mí tiene una carga de aburrido. Por ello no me gusta la ecuación tradicional igual a independiente.

– Una de las frases más estúpidas que he oído en mi vida: MÁS LIBROS MÁS LIBRES.

– Para qué voy a pelear por vender lo que otros venden mucho mejor que yo (los bestseller, por ejemplo). Quiero ser un librero creador de opinión.

– Un fenómeno curioso: disfruto de mejores condiciones con editores extranjeros que con editores españoles.

– Los libreros gastamos más de un 70% de nuestro tiempo en trabajos que no aportan valor al negocio.

Llegó el turno del único distribuidor en la mesa, Paco Lute

El tiempo ya iba apretando. Me quedo con la siguiente afirmación:

– Son los editores los que tienen que tomar decisiones en relación a la distribución.

Terminó el turno Sven Huber de librerías Bertrand en la que nos describió su modelo de librería. con la novedad de la ubicación en centros comerciales buscando, en teoría, nuevos nichos de público.

Esta última intervención me hizo rebobinar la tarde entera y constatar que todo el mundo había hablado de ofrecer una experiencia diferente, pero nadie se había parado con excesivo detalle a señalar lo que había detrás de esas palabras, así que se me ocurrió una pregunta sencilla que formulé de manera retórica, pero que podría ser de utilidad para las librerías:

A la hora de intentar de definir tu “experiencia librera” como distinta cómo la concretarías con un easpecto en cada uno de los siguientes elementos: la  imagen, el fondo, el espacio, un servicio de valor añadido y el personal.

Dos reflexiones más que las exposiciones me sugirieron:

– Es curioso que para un sector de “contenidos lentos” se tenga tanta prisa por colocarlos en el punto de venta.

– Es curioso que para un sector que trabaja con contenido y con  formación movamos antes el soporte que la información.