Jóvenes y lectura

Lo único positivo de la encuesta de hábitos de lectura siguen siendo al parecer los datos de los jóvenes. Los únicos con sobresaliente.

Esta tendencia no es nueva. Somos los teóricos adultos los que necesitamos, al parecer,planes de fomento.

Quizás sigan siendo necesarios los abordajes más globales y algún cambio de perspectiva.

En esta línea el libro de Silvia Castrillón, El derecho a leer y a escribir, publicado en una interesante colección de textos breves de Conaculta, que recoge cuatro conferencias de la autora aporta algunas pistas de interés.

24022009.jpg

Cito:

Desde hace varias décadas, tres o cuatro, el mundo entero ha venido promoviendo la lectura mediante campañas, planes y proyectos que desvían la atención del verdadero problema y crean la ilusión de que se está haciendo algo por la lectura. Estas campañas se basan generalmente en consignas que pretenden convencer sobre la necesidad de esta práctica sin tener en cuenta que nada se vuelve necesario -y mucho menos la lectura, que es un ejercicio difícil, que requiere un tiempo cada vez más mezquino y un esfuerzo que pocos están dispuestos a realizar- si no se tiene la íntima convicción de que leer puede ser un medio para mejorar las condiciones de vida y las posibilidades de ser, de estar y de actuar en el mundo.(pag. 12)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.