España. Comercio interior del libro. De 2006 a 2016. Algunas reflexiones. 3. Evolución del empleo

La evolución del empleo entre los años 2006 y 2016 es claramente negativa con un descenso que en estos diez años se acerca al 20%. La evolución tiene una incidencia desigual en las distintas categorías, siendo negativa en todos los casos excepto en la producción editorial en donde crece de manera casi imperceptible (0,72%).

La actividad comercial y administración y servicios son las categorías con un nivel mayor de decrecimiento cercano al 30%.

Si observamos la evolución del peso de las distintas categorías a lo largo de los años, la única categoría que aumenta proporcionalmente su peso es la de producción editorial, un 7,09 %, mientras que actividad comercial y administración y servicios disminuyen su peso porcentual en torno al 4%.

La pregunta que quizás quedaría por responder más allá de comparativos en relación a facturación y demás que plantearemos en entradas posteriores y si la evolución no en cantidad de empleo generado sino en porcentaje por tareas es realmente una correcta adecuación a la evolución de los mercados.

Anuncios

España. Comercio interior del libro. De 2006 a 2016. Algunas reflexiones. 2. Integración empresarial

Antes de ofrecer los datos de integración empresarial, presento la información sobre el número de asociados por volumen de facturación y el porcentaje que suponen.

Como se puede comprobar, desde el año 2007, parece existir una tendencia a la disminución de los mismos. Los informes de Comercio interior no ofrecen ni el  índice de altas, ni el de bajas que se producen en cada uno de los años. La diferencia mayor se produce entre el año 2009, año que recoge el mayor número de asociados, 889 y el 2016, el último con datos,  con 727. La diferencia entre ambos años sería de un 18%.

La evolución de los datos relativos a la integración empresarial no parecen aportar nada excesivamente relevante, pero aquí quedan para ojos que quizás tengan y ofrezcan una lectura que yo no soy capaz de ver más allá de la constante de la diferencia existente entre el grupo de las pequeñas y el resto de los grupos, así como la tendencia prácticamente constante de a más tamaño, más nivel de integración.

 

España. Comercio interior del libro. De 2006 a 2016. Algunas reflexiones. 1. Participación

Está ya disponible el estudio Comercio interior del libro 2016.

En este blog he hablado con frecuencia de los datos de dicho estudios en distintos momentos y he sido crítico con los mismos. Pero, mal que nos pese, siguen siendo los únicos que mantienen una serie histórica coherente y que reconocen de una manera más o menos clara de dónde salen.

No sé cuántas entradas dedicaré al estudio y al intento de comparación-evolución en estos diez años.

Hoy va el primer paso.

Intentaré ir lo más pegado a los datos que me sea posible y en la medida en que se puedan comparar sacar algunas conclusiones que pretenden tener un mero carácter de reflexión tentativa.

Con gusto y agrado incluiré y tendré en cuenta nuevas aportaciones y puntos de vista.

Hoy, casi como aperitivo, presento la evolución del número de empresas editoriales que participan en el estudio.

Y a la luz de los datos planteo que en el comparativo 2006-2016:

  1. La estructura asociativa editorial es menos representativa en lo referente al tejido empresarial del conjunto del sector que hace 10 años. Ha pasado del 54,42% al 44,66%, alcanzando en el año 2016, el nivel más bajo de representación en relación al número de agentes editoriales.
  2. El porcentaje de contestaciones recibidas en relación al tejido editorial también ha disminuido en los 10 años 5,5 puntos porcentuales, llegando a tener su punto más bajo en el 2013. En cualquier caso, en los últimos 10 años, el número de empresas que contestan rara vez (2006, 2008 y 2009) han superado el 25% del tejido editorial que se reconoce.
  3. El porcentaje de contestaciones sobre el total de asociados se ha mantenido más estable, con variaciones arriba o abajo del 2%, exceptuando el período 2013-2015.

 

Según datos de la FGEE, sólo el libro de texto crece en los últimos 7 años

Que el mercado del libro se contrae es una consecuencia lógica de varios factores: la crisis económica, la pérdida progresiva de centralidad y referencialidad predominante del libro, sea cual sea el soporte, como mediador cultural, la irrupción y mayor presencia de nuevos soportes, modos y medios para la cultura y el ocio, nuevos usos del tiempo…

Todo ello tiene su reflejo también en el avance de los datos de comercio interior.

Ampliando la mirada a los últimos siete años, lo que estos datos parecen querer decirnos es:

  • El libro de texto no universitario es un negocio aparte basado en la obligatoriedad de uso y en mercados cautivos que sigue creciendo, aunque menos que el IPC.
  • Los diccionarios y enciclopedias han perdido más del 50%.
  • El libro de divulgación general ha perdido el 45 %.
  • El sector que menos volumen de negocio ha perdido es curiosamente el infantil-juvenil que aún con todo se ha dejado algo más de un 20% por el camino.
  • El resto de los sectores pierden más de un 30%.
  • Aún con esa pérdida, el libro electrónico, tal y como adelantamos con anterioridad, no consigue una presencia en ninguna temática excepto en Ciencias Sociales y Humanidades y en Literatura donde por primera vez alcanza el 5% (En amarillo en la tabla)
Evolución 2010-2016 Comercio interior materias y soportes. Elaboración propia

Habrá que esperar para algunos análisis más finos una evolución más detallada por canales, número de ejemplares que representa en cada caso y mejora o no en las devoluciones.

Soy de la opinión que la evolución de la cifra de negocio no va a crecer, sea cual sea el soporte, sustancialmente en aquellas materias más cercanas a la cultura.

Las empresas, libreras o editoras, grandes o pequeñas que llevan un cierto tiempo diversificando, ampliando el abanico y poniendo el foco un poquito más allá del soporte creo que tendrán más cintura y posibilidades ya que probablemente podrán compensar, lo están haciendo de hecho algunas, las caídas de facturación del libro.

Ni nada es tan rápido, ni nada es tan lineal, ni nada es tan definitivo…

Datos de la FGEE: sólo en 2 de las 10 temáticas el libro electrónico alcanza el 5%

Vaya casi como subtítulo y adelanto provocador:

La realidad del libro electrónico no es plural. Sus contenidos hacen negocio Sólo con tres categorías temáticas.

Según la propia nota de prensa de la FGEE, la cifra del digital representa el 5% de la facturación total del sector.

En el reciente informe de la Fundación Alternativas, El estado de la cultura en España 2017, cuya lectura recomiendo, Javier Celaya afirmaba algunas cosas que estos datos, que son los que tenemos, no parecen confirmar o, quizás al ofrecer en su trabajo solamente porcentajes escondiendo en la mayoría de los casos las cifras absolutas, desvirtuaban la realidad.

Así, por ejemplo, afirma referido al digital:

En los mercados en español las editoriales independientes están experimentando un crecimiento entre el 20 y el 35%.

Estos crecimientos es posible que no sean significativos en función de las cifras absolutas. Es, por realizar una comparación, como si yo les dijera que Trama editorial ha aumentado en el mes de julio un 1.500% su facturación en la página web, algo que porcentualmente es cierto, pero no dice nada o muy, si no disponemos de los datos absolutos y más si esas cifras o porcentajes las queremos convertir en ‘tendencia de todo un sector’.

Señala también que el supuesto repunte del sector del libro, con datos del 2015, es un puro espejismo porque el porcentaje más importante es el del libro de texto.

En esto, no le falta razón y pone con ello en valor el afinar la información y ser lo más puntillista posible en los análisis de la misma.

Os propongo con este fin dos tablas de elaboración propia realizadas con el avance da datos de la FGEE y, en modo provocador y para invitar al diálogo y/o a la conversación con datos, dos titulares. Tomaré como punto de partida porcentual ese 5% que parece ‘aceptado’ en algunos ámbitos como puede ser, por ejemplo, el de el Congreso del Libro electrónico y que

  • Sólo en 2 de las 10 clasificaciones temáticas el libro electrónico alcanza el 5% indicando con ello que es un formato con una penetración muy desigual.
2016. Comparativo peso soportes por temática

 

  • El libro electrónico parece tender a centrarse en los nichos de mayor facturación pudiendo provocar a futuro una menor diversidad temática.

En el caso del soporte papel, y siguiendo con ese 5%, hay seis temáticas que superan ese porcentaje de facturación. En el caso del digital, son sólo tres las que lo superan.

Y, un último detalle, para ver en números, no en porcentajes las dimensiones: todas las temáticas en soporte papel, menos ‘otros’, superan a ciencias sociales y humanidades en digital que es la que más factura, seguida curiosamente del libro de texto…

Y es que el texto, el libro de texto, sea en papel o en digital, parece que sigue teniendo su peso…

Según la FGEE, aumenta la venta de ejemplares en papel y disminuye la venta de ejemplares en formato digital

La nota de prensa de la FGEE sobre el Avance del Análisis del Mercado Editorial en España incluye algunas informaciones que son, creo interesantes, y que no he visto reflejadas en los medios de comunicación.

He sido siempre bastante crítico con los datos de Comercio interior, basta con que se paseen por este blog, pero he de reconocer también que nadie hasta la fecha ha sido capaz de poner encima de la mesa una información y unos datos de más calado. Así que estos son los bueyes-datos que tenemos para arar.

Ya sé que habrá quien diga que hay una parte importante de facturación que no pasa por este estudio. En este caso, no está de más recordar que esto ocurre tanto en el digital como en el papel.

Aún con todo y en relación al papel, los datos en relación al número de ejemplares vendidos don mejores que en el 2015.  En el año 2016 se vendieron 157,23 millones de ejemplares, un 1,2% más que en 2015

Con el digital parece que no ocurre lo mismo. Aunque la cifra de negocio del formato digital ha aumentado un 1,5% que es inferior al IPC interanual, el número de ejemplares vendidos ha descendido un 2,8 %.

El número de ejemplares es siempre un dato interesante y complementario al volumen de negocio.

Si tenemos ambos datos en cuenta, cifra de negocio y número de ejemplares, podemos afirmar que hay un retroceso en el soporte digital, tanto en la cifra de negocio, donde el aparente crecimiento no llega ni siquiera al del IPC, como en el número de ejemplares vendidos que en números absolutos es inferior al año anterior, marcando así una tendencia distinta a la que parece marcar el soporte papel.

Si, además y siguiendo con la misma fuente, tomamos un poco de perspectiva abarcando más años en la evolución de la facturación podemos observar que hay, con mayor claridad todavía, una aparente tendencia al estancamiento en el crecimiento.

Comparativo Soportes 2010-2016. Elaboración propia

Resulta difícil poder mantener con estos datos la importancia del libro electrónico, su penetración relevante e, incluso, es difícil, por lo menos a mí así me lo parece, atisbar una evolución relevante a fecha de hoy.

Seguiré en próximas entradas aportando algunas otras reflexiones.

El futuro cultural del sector del libro está en las librerías

¿Os suponéis que algún medio de comunicación abriera hoy con este titular una información a la vista del adelanto de los últimos datos conocidos sobre Comercio interior?

Es cierto que como señala Manolo Bragado, aún quedan por conocer muchas cifras del sector, pero aún así, podemos jugar a la provocación.

En los mismos parece que las librerías y las cadenas de librerías se mantienen como canal principal de compra y que además, en relación a los últimos años, es el canal de venta que más crece.

Bajan, los quioscos y los supermercados, probablemente más apegados a la compra ocasional y de impulso, y sube también, aunque comparativamente menos en volumen y en porcentaje, la venta.

No comparto el optimismo que a veces el sector suele mostrar sobre la posibilidad de una ‘vuelta a cifras de facturación anteriores a la crisis’. Se ha pasado ya con claridad el tiempo de la centralidad del libro tanto en lo cualtural, el pensamiento, la formación como el entretenimiento y esta no volverá.

Pero junto a esto sigue la tesonería mayoritaria por parte de los lectores, que parece molestar a algunos porque les sigue rompiendo sus esquemas, de seguir escogiendo la librería como lugar preferente de compra y de seguir prefiriendo el papel como soporte de lectura preferente sobre todo y fundamentalmente en aquellos libros que más acercan el formato a su vertiente cultural sea la literatura, el libro infantil o juvenil y el cómic.

Es por ello por lo que me atrevo a lanzarme a la piscina y decir que el futuro del sector, en la medida en que el mismo va unido a sus lectores, se juega en las librerías y, por supuesto, también en las bibliotecas y es donde, por lo menos los ‘editores con vocación y dimensión cultural’ debería seguir poniendo la mirada y las complicidades.

Sé, no soy un ingenuo, que esto a veces no es fácil, que no todo fluye con la suficiente soltura, pero creo también, y así lo escribí ayer en facebook que…

Visto lo que está apareciendo en los medios como avance de los datos de Comercio interior del libro 2016, vistos también unos recientes datos en Francia de un estudio de GFK se me ocurre lanzar una ‘pregunta veraniega’. Si las #librerías que en número absolutos facturan más que el libro electrónico, crecen también porcentualmente más que éste y se sigue manteniendo como principal canal de venta… Mirar al futuro con sentido qué será. ¿Mirar y trabajar sobre lo que ha sido referencial y lo sigue siendo habiendo superado crisis postcrisis y dando respuesta a momentos políticos y culturales de todo tipo o mirar a aquello que se adormece? Es una pregunta lógicamente referida en exclusiva a los soportes y a los canales, no a la incidencia e importancia que ‘lo digital’ tienen en otros procesos dentro del sector incluida la creación…. Vamos que quizás tendría más sentido, lo digo por volumen de negocio, hacer un córner librero en Liber | Feria Internacional del Libro que un córner digital que tiende, además, por lo visto en el programa a responder y dar servicio intereses muy pero que muy particulares…

Dicho queda. Y bien por las librerías, con su larga historia como Espolón en Burgos que este año cumple 110, Babel en Castelló que anda en sus 25 y que ya desde sus orígenes reflexionó y se esforzó en crear discurso y práctica sobre la Librería cultural, cuyo premio se acaba de convocar de nuevo, y Odiel que acaba de nacer en Huelva.

Tres ejemplos en el tiempo al que se pueden unir otros muchos que seguro que como buenos lectores y lectoras tenemos todas en la cabeza.

No nos despistemos pues, EL FUTURO CULTURAL DEL SECTOR ESTÁ EN LAS LIBRERÍAS.