20 citas de cara al XXIII Congreso de Libreros. 15. Criba y recomendación personalizada

Reflexiones a modo de píldoras ante el XXIII Congreso de Libreros en Sevilla.

– Frente a la competencia de formas de intermediación «objetivas» y «técnicas» como la de Amazon, para el librero independiente la recomendación personalizada y subjetiva forma parte central de su trabajo: recomendaciones, notas elogiosas sobre ciertos libros, crónicas en su página web, mesas de novedades temáticas, invitación a autores o editores a presentar sus obras. Son valoraciones que contribuyen a orientar la recepción de una obra, al mismo tiempo que dan sentido a una oferta pletórica que, en cierto modo, se escenifica y hace legible para el público. La competencia específica del librero se basa en un trabajo de selección destinado a mostrar una oferta coherente, síntesis de sus gustos personales y de las expectativas de una clientela dada, entre la afirmación de su singularidad y las exigencias comerciales. Se trata de lanzar propuestas, de enviar señales de autoridad que orienten al lector hacia una oferta de calidad. Como afirma un librero parisino: «Nuestra labor consiste en hacer la criba. Cribamos y lanzamos propuestas. Hay que predisponer a nuestros clientes, inspirarles confianza. A veces hay que saber decir: “No, no se lleve esto, no le va a gustar”. Y te quedan agradecidos». El destacar la personalidad del librero, que no oculta su parcialidad o incluso su mal carácter (sus gustos y manías), también responde a esa lógica. (Sophie Noël en Revista Texturas 32; Trama editorial, pag. 74)

Anuncios

20 citas de cara al XXIII Congreso de Libreros. 14. Trabajo en red

Reflexiones a modo de píldoras ante el XXIII Congreso de Libreros en Sevilla.

 

Una librería no puede ser el lugar en el que se exhiba todo lo que los productores son capaces de generar, si no queremos terminar convirtiéndonos en algo parecido a un almacén. Os animo a que entre los libreros fortalezcáis los mecanismos de comunicación que os permitan elaborar unos verdaderos criterios de selección de la oferta. Que consolidéis el trabajo de  red. Y que os sirváis de las nuevas tecnologías para diseñar sistemas de información y formación permanentes. Lo necesitan los libros y lo merecen cada uno de vuestros lectores. (Antonio Basanta; Congreso Ourense 2002)

20 citas de cara al XXIII Congreso de Libreros. 13.Contra las críticas infundadas

Reflexiones a modo de píldoras ante el XXIII Congreso de Libreros en Sevilla.

Hace algún tiempo que intento librarme de los prejuicios, comprobando si realmente es verdad que la peor forma de vender libros es hacerlo a través de las librerías. Como usted sabe, soy todavía joven y un poco impetuoso, y me gusta experimentar por mí mismo todo lo que pueda resultarme útil para mi trabajo. En resumen, he ido a las librerías para ver cómo se vendían los libros, quién los compraba, quién los pagaba y quién (para desgracia mía) los compraba a crédito o (peor todavía) sólo los hojeaba. He tratado de ponerme en el lugar de los libreros, pero siempre sin olvidar que soy un editor. Y le diré que he hecho descubrimientos muy interesantes: el primero de todos es que las críticas que se hacen a estos instrumentos que son las librerías son a menudo superficiales, injustas, infundadas e incluso (involuntariamente) difamatorias. (Carlo Feltrinelli; Senior Service; Tusquets; pag. 248)

20 citas de cara al XXIII Congreso de Libreros. 12. Negocio clave en la geopolítica cultural

Reflexiones a modo de píldoras ante el XXIII Congreso de Libreros en Sevilla.

Las librerías son negocio en un doble nivel, simultáneo e indesligable: económico y simbólico, venta de ejemplares y creación y destrucción de famas, reafirmación del gusto dominante o invención de uno nuevo, depósitos y créditos. Las librerías, desde siempre, han sido aquelarres del canon y por tanto puntos clave de la geopolítica cultural. (Jorge Carrión; Librerías; Anagrama; pag. 295)

20 citas de cara al XXIII Congreso de Libreros. 11. Espacio lento

Reflexiones a modo de píldoras ante el XXIII Congreso de Libreros en Sevilla.

“Pero no estoy aquí sólo para comprarme un libro. Gran parte de la excitación que siento en una librería proviene del lugar en sí mismo, de la convicción de que puedo pasarme aquí todo el tiempo que quiera. Las reglas tácitas que hemos ido creando en las librerías son bastante diferentes de las reglas que rigen en los demás comercios. Aunque casi siempre sea de propiedad privada, una librería satisface una demanda pública en el espacio y el tiempo que pone a nuestra disposición. …El tiempo que podemos demorarnos no lo define la campanilla de la caja registradora. Una librería está hecha para demorarse en ella, a veces durante horas…..El ocio permitido en una librería proviene en parte del tipo de producto que vende. Los libros son lentos”. (Lewis Buzbee; Una vida entre libros; Tempos; 184 pag)

20 citas de cara al XXIII Congreso de Libreros. 10. Identidad

Reflexiones a modo de píldoras ante el XXIII Congreso de Libreros en Sevilla.

Una librería es un proyecto que se transforma todos los días con la ambición de sorprender y satisfacer las necesidades de quien entra en ella. Sin embargo nos cabe a nosotros mantener intacta su personalidad, conservando a toda costa nuestra manera de ser expresada en la imagen gráfica escogida, en la decoración, en el método para disponer y arreglar las cosas, en la dinámica del equipo de trabajo, en el tipo de lenguaje utilizado por los libreros, en la calidad de las relaciones con los proveedores y clientes, en las actividades que promovemos, en la elección y selección de los libros, en los materiales de divulgación y en el arreglo de los escaparates. (Mafalda Milhoes; Palabras por la lectura; Consejería de Cultura de Castilla La Mancha pag. 124)

20 citas de cara al XXIII Congreso de Libreros. 9. Bipolar entre lo ideal y lo práctico

Reflexiones a modo de píldoras ante el XXIII Congreso de Libreros en Sevilla.

Lo ideal y lo práctico. Cómo no pasarse de ideal, cómo no pasarse de práctico: esta es la causa del mal vivir de los libreros, el motivo de sus malas noches y del aire taciturno y gris de algunos a fin de mes. La pugna continua entre el espíritu romántico y la necesidad de vender para poder mantenerse en la ilusión de que vive en el mejor de los mundos posibles; un mundo cuyos límites son la cultura y el saber, un mundo que compartes con gentes que aman y respetan las mismas cosas. Sin embargo, para mantener este sueño, y no hay otra manera (para la librera, en este caso, independiente), hay que ponerse el mandil y salir a despachar: hay que vender. Y lo que para algunos podría considerarse un menoscabo de ese espíritu idealista o un desdoro o una mácula en un alma pura, la venta y no cualquier venta, la venta de un libro, es la expresión de un don raro, inusual, la manifestación de un arte que sólo los virtuosos están llamados a realizar, un puñado de escogidos, un puñado de santos: porque vender un libro, además de ser un arte, es un milagro.(Lola Larumbe; en AA.VV.; Pasión de papel. Cuentos sobre el mundo del libro; Páginas de espuma 2007;  155)