Flujos del conocimiento en las organizaciones

Con este título ha presentado hoy Mik en Bilbao un estudio realizado con la participación activa de más de 20 empresas del País Vasco. La presentación ha sido realizada por Ángel Arbonies y Jon Aldazábal.

Tras la presentación del estudio se ha contado con la presencia de Alfons Cornella para dinamizar y aportar ideas en un ambiente de intervención libre y relajado una vez roto el silencio inicial.

Una vez leído el informe, prometo comentarlo aquí ampliamente.

Señalo, sólo, algunas de las ideas que han ido saliendo y me han parecido interesantes o sugerentes:

– Trabajar el conocimiento como objeto no nos lleva muy lejos. Mejor, trabajar el conocimineto como proceso y flujo para conseguir que sea relevante. Lo importante es activarlo y convertirlo en valor.

– Ello sólo es posible desde una visión dinámica y relacional. Sólo hay conocimiento en la relación. Más importante que la memoria (bases de datos) son los flujos.

– El proceso: Información – Conocimiento – Valor.

– Nos debemos preocupar de la capacidad de absorción organizacional por encima de la sola capacidad de los individuos.

– Las rutinas creativas son las que posibilitan la creación de conocimiento.

– El conocimiento como tal no se gestiona, hay que provocar cambios organizacionales.

– Nos importa lo que se dice y cómo se dice.

– Inteligencia. Supone: Darce cuenta; Hacer algo con ello; Convertirlo en algo práctico. Es muy difícil determinar lo que sabemos y sólo se manifiesta cuando actuamos.

– Aclaraciones conceptuales.
Capacidad: Posibilidad de desarrollar una tarea en genérico.
Competencia: Manera específica de desarrollar esa tarea.
Conocimiento. Qué aporto de valor desde esa capacidad y competencia.

– Hay que crear-generar más ideas de las que podamos desarrollar.

– Hay momentos en los que no hay que solucionar problemas, sino redefinirlos. Por ejemplo: ¿No habrá que redefinir dentro del sector del libro todo el teórico problema de la lectura?

– La diferencia está en el conocimiento tácito.

– No hay nada más preparado que la mente humana para solucionar problemas.

– Los mejores tienen que estar innovando y pensando.

– El cambio de claves del ¿qué hacemos bien? (clave de producción) al ?qué sabemos hacer? (clave de innovación situacional).

– El liderazgo es crucial.

– No hay empresas innovadoras hay equipos innovadores.

– Es necesario cambiar el imaginario colectivo en relación a la innovación.

– ¿Cuánto tiempo se dedica a pensar en las organizaciones?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.